martes, 7 de junio de 2016

El Dios Rata, (o tal vez ¿Dios Lata?)


Cosas terribles se esconden en los bosques cercanos a Arkham en este escalofriante cuento original de maestro Richard Corben. Un arrogante urbanita se embarca en una búsqueda que lo llevará a encontrarse con horrores más allá de lo imaginable, combinaciones de mutaciones Lovecraftianas con leyendas indias.  
El brillante ilustrador Richard Corben es uno de los principales representantes del género de terror en el mundo del cómic. El Dios Rata resulta un complemento imprescindible a las exitosas ediciones Creepy presenta Richard Corben y Los espíritus de los muertos de Edgar Allan Poe.


portada_el-dios-rata_richard-corben_201603311227.jpg (2000×3066)


Esa era la sinopsis extraída de la Editorial Planeta Cómic... Antes que nada, es de agradecer que dicha editorial sea de las pocas que sacan al mercado un tipo de cómics minoritarios, dudo que pocos adquieran artículos de Corben si no saben de quien se trata, ante lo cual, los fans nos aprovechamos y lo agradecemos.

Por fin, es lo que pensé al adquirir este tomo (un poco caro, por cierto) y tenerlo entre mis manos, lo sostuve, lo abrí y vi de nuevo como el coloreado era obra de Beth Corben, como viene siendo habitual en las últimas historias del maestro, obvio ya que el hombre no está ya para muchos trotes, visto este detalle le di un voto de confianza (otro) y me leí el tomo en no menos de 20 minutos, y eso que son 144 páginas, con unas buenas ilustraciones como la del tercer capítulo.

La historia esta contada como si fuera una road movie, con un protagonista en busca del reencuentro con su amor, durante su persecución le sucede un poco de todo, asistimos a unos retazos de su vida con ella, acabando en el presente en el pueblo natal de ella.... No contaré nada mas para no destripar la historia.

Tenía esperanzas que esta nueva historia fuera mejor, la verdad, me costó horrores y aun así, no llegué a meterme dentro de ella, un guión muy flojo, ya sabemos que Corben no es de los mejores guionistas del mundo, pero sus ilustraciones y ambientación no tienen igual, mira que soy fan y duele decirlo.

El precio tampoco ayuda, aunque no sea cuestión del autor y es que tenemos que ser realistas un tomo de unos 19€ requiere una mejor historia, la cual solo mejora con los flashbacks, ya que si no, nos encontramos a unos personajes que deambulan por las páginas como pollos sin cabeza, (como el trio de macarras que reparte y recibe de lo lindo), el abuso de "no vayas al cementerio" repetida hasta la saciedad, cuando sabes que vamos a acabar allí sí o sí, lo peor tal vez es el final seco, rápido y poco lucido, el cocktel resultante es una carencia una falta de alma esa alma lúgubre que envuelve todos los cómics de Corben y lo peor a mi parecer, el coloreado, un abuso excesivo de las nuevas tecnologías, y es que tenemos que reconocer, que el maestro se hace mayor y no está para usar el aerografo y sus pinceles, salvo para portadas y contadas ocasiones. Por suerte la cosa mejora un poco a partir del capítulo 3.

En resumidas cuentas Un dios "rata" que acabó siendo una "lata"

No se, si soy yo, o tal vez mi mente sucia, pero de un tiempo a esta parte me he dado cuenta que esas voluptuosas y atractivas féminas protagonistas, han sido substituidas por otras de belleza particular grandes narices caras alargadas, senos caídos, bien puede ser un reflejo de la realidad, pero no nos engañemos si una cosa tiene Corben es el gran dominio del cuerpo humano sea femenino o masculino y lo que mas nos gusta (por lo menos en mi caso) es disfrutarlo.... please come back :)








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada